Cómo mantener tu casita de madera como nueva

Las casitas de madera son muy acogedoras y eficientes en cuanto a mantener un clima sano dentro de ellas se refiere. Pero a diferencia de las casas de hormigón o ladrillos, su estructura requiere de un mantenimiento regular para alargar su vida útil. Si se detectan pequeños daños y son removidos a tiempo, se pueden prevenir daños mayores y evitar cambios radicales, lo cual salvará a la casa de cambios radicales que pueden significar grandes inversiones.

Es muy importante que se establezcan unas bases seguras para alargar la durabilidad de la casa, como tener un techo resistente y drenajes de alta calidad. La mayor amenaza que afecta a largo plazo a las casas y casitas de madera es la humedad, en combinación con las precipitaciones que pudieran escurrirse dentro de la construcción entre las ranuras o grietas en las paredes, e incluso la humedad que pudiera recibir desde el suelo. La humedad se puede condensar y acumularse en espacios que no tienen mucha ventilación y rápidamente se forman hongos y moho. El riesgo aumenta cuando la madera usada no es de buena calidad. Lo que se recomienda hacer en estos casos en un primer momento es remover aquellos tablones de madera afectados y evitar el contacto de estos con la madera que aún está sana.

En el caso de hacer una renovación, en TM Casitas de Madera recomendamos utilizar como guía el diseño original de la casa, con materiales tradicionales o aquellos que sigan el mismo estilo de construcción utilizado en un primer momento para montar la casa. Lo mas estable en las casas y casitas de madera es el cambio, la madera se mueve. Los cambios en la humedad en el ambienten ocasionan que la madera se expanda o encoja, haciendo que hayan cambios en la estructura de la casa. Cabe destacar que, a pesar de esto, no se recomienda en absoluto hacer refuerzos con concreto o estos materiales plásticos que están de moda. Estos son los favoritos del moho, por lo tanto, no se recomienda usarlos.

Antes de hacer cualquier renovación se recomienda hacer un estudio de los daños. En el caso de que sean pequeños o sólo en la parte de afuera de la pared, es suficiente con reemplazar la parte externa de las paredes dañadas. Si el daño pusiera en peligro la estabilidad y la integridad de la estructura de la casa, si es necesario hacer un cambio completo de las partes. Se pueden usar refuerzos de metal o filtros elásticos para reforzar la estructura, pero cuando el daño se extiende por una zona grande, recomendamos hacer un cambio completo de la construcción.

Recomendamos que no se espere hasta ver el primer indicio de moho o humedad para comenzar a hacer cambios. Se recomienda hacer un tratamiento para proteger a la madera de la humedad cada 2 años. Este tratamiento se debe aplicar en todos los rincones de la casa, tanto por fuera como por dentro de ella. Se trata de un barniz protector que hace que la humedad atraviese la madera pero sin acumularse en ella.

También hay ciertas cosas que pueden hacer para evitar el acumulamiento de humedad en la casa, como ventilar la casa aún en invierno, evitar secar la ropa dentro de casa, mantener las puertas de los baños y cocina siempre cerradas, procurar que el sol entre por las ventanas y limpiar las manchas de moho con lejía y agua.

El secreto para tener una casa en buenas condiciones es el mantenimiento, y el mantenimiento de las casas y casitas de maderas es diferente a lo que se acostumbra para casas de hormigón u otro tipo de fabricación. Pero no es nada del otro mundo, con un cuidado continuo y estar al pendiente de los pequeños cambios en nuestra casa, se pueden atender rápidamente y así poder seguir disfrutando de nuestra casa de madera durante un tiempo prolongado.

Si tienes alguna duda acerca del mantenimiento de las casas de madera no dudes en contactarnos que en TM Casitas de Madera estamos a tu disposición para ayudarte en lo que podamos.